domingo, 7 de noviembre de 2010

Sobre el café

Pocas bebidas en el mundo han llegado a ser tan populares y altamente apreciadas como una taza de café de alta calidad bien preparada.  Los conocedores coinciden en que esta bebida está en capacidad de ofrecer un sabor y experiencias complejas que van más allá de ser una simple bebida estimulante o que satisface la sed. Su exquisito aroma y sabor ofrecen una variada gama de sensaciones que reconfortan el estado físico y espiritual de quienes lo consumen.
Detrás de una taza de café, de un espresso, de un Capuchino, hay siempre una compleja historia y un arduo trabajo. El café es un producto especial, con una historia particular, que requiere de condiciones de cultivo complejas, y un manejo del cultivo y procesamiento del grano que requieren una gran dedicación.
Pero no solo la historia y sus condiciones de producción hacen al café especial. El café es mucho mas que una simple bebida. De él dependen decenas de millones de productores en el mundo en vías de desarrollo, y sobre él confluyen centenares de millones de personas alrededor del mundo, que han creado en diferentes sociedades ritos y costumbres, que a su vez han contribuido a crear diferentes preparaciones explotan los diversos y complejos atributos de esta bebida.
Recientemente el café también ha demostrado tener propiedades positivas para la salud. Los temas de  café y  salud, que por mucho tiempo generaron mitos que hicieron carrera, desde hace unos años se han convertido en una fuente nueva de posibilidades y razones adicionales para consumir este maravilloso producto.

El Café de Colombia


CAFE DE COLOMBIA es la denominación que se le otorga al café 100% arabico producido en las regiones cafeteras de Colombia, delimitadas  entre la latitud  Norte 1° a 11°15, Longitud  Oeste  72° a 78° y rangos específicos de altitud que pueden superar los 2.000 metros sobre el nivel del mar (m.s.n.m.). Surge de la particular combinación de diversos factores correspondientes a la latitud y altitud de la tierra del café en Colombia, sus suelos, el origen botánico de la especie y variedades de café producidas, el clima caracterizado por el doble paso de la Zona de Convergencia Intertropical, la cambiante topografía, la luminosidad, rango favorable de temperaturas, una adecuada cantidad y distribución de las lluvias durante el año y unas prácticas culturales comunes que incluyen procesos de recolección selectiva y de transformación del fruto mediante su beneficio, lavado y secado. Estos factores, de manera conjunta, conducen a la producción de  un café sobresaliente, suave,  de taza limpia con acidez relativamente alta, cuerpo balanceado, aroma pronunciado y un perfil sensorial de excelente calidad.
Además, la arraigada tradición de la recolección selectiva del Café de Colombia, el procedimiento de beneficio o post cosecha por la vía húmeda,  el proceso del secado  y su posterior clasificación mediante la trilla, garantizan la óptima calidad del producto. El Café de Colombia es sin duda un café sobresaliente no solo por su combinación y balance de atributos de calidad, sino por la unión de los productores colombianos de café en torno a su Federación Nacional de Cafeteros para llevar a cabo un esfuerzo consistente desde que el café llegó a Colombia como una bonita historia hasta que se desarrollaron los instrumentos  de respaldo al producto desde el árbol a la taza.
Detrás del producto Café de Colombia se han unido no solo los productores sino los dueños de marcas 100% colombiano que son conscientes de la importancia del origen en un café no solo desde el punto de vista de su calidad sino desde el punto de vista social y ambiental. Para quienes procesan, distribuyen y consumen café colombiano es evidente que el producto no solo debe tener una garantía de origen, para asegurar que efectivamente viene de la tierra del café, sino que además se produce y comercializa bajo los valores de honestidad, trabajo duro y bienestar para el productor alrededor de programas de sostenibilidad en acción.
Es así como los consumidores que aprecian el café como mucho mas que una bebida encuentran que consumiendo 100% café colombiano no solo les permite tener acceso a un referente mundial en el mundo de las bebidas sino compartir sus valores e intereses en novedosas comunidades que les permiten identificarse como gente 100%
 Logotipo del cafe de Colombia Juan Valdéz

Garantia de Origen

Los consumidores modernos son exigentes. Quieren tener las garantías necesarias no solo sobre la calidad de los productos que consumen, sino sobre su autenticidad. Para ellos no basta con que la información contenida en la etiqueta acerca del origen del producto sea una verdad simple, sino que la información acerca de dicho origen sea además genuina y no el imaginario de una persona de mercadeo.
La globalización, el acceso a la tecnología y el conocimiento cada vez más profundo de los productos a consumir genera aún mayor responsabilidad sobre la información que se brinda a millones de consumidores en todo el mundo. Los consumidores de café conocen la importancia del origen y quieren conocer de dónde viene su producto, o con qué tipo de prácticas fue cultivado. Quieren apreciar su calidad pero también conocer el entorno social y ambiental asociado con la cadena productiva.  Los consumidores ya no quieren sus cafés descritos como mezclas que no llevan la historia de un origen específico. Cualquier café puede ser una mezcla, pero solo los cafés de origen tienen una historia social y ambiental tangible.
En este contexto de consumidores de café conocedores y exigentes, al Café de Colombia no le  basta ser un referente mundial asociado con altos estándares de calidad. Es necesario demostrar que si un producto es descrito como colombiano efectivamente viene de la tierra del café, y que cumple los estándares  propios de un producto de calidad superior. Es por eso que la Federación Nacional de Cafeteros desde un comienzo diseñó novedosos programas, como el Programa 100% colombiano y contribuyó a crear e implementar una regulación nacional que aseguraría el cumplimiento de estrictos estándares de calidad. De esta manera, las marcas de café asociadas al Programa 100% Colombiano representan tanto el compromiso con la trazabilidad y garantía de origen, como  el esfuerzo y compromiso de los productores colombianos con la calidad de su café. En pocas palabras, tanto las marcas como los productores, y quien consume café colombiano, también  somos 100% dedicados a lo que hacemos
Recientemente el Café de Colombia ha reforzado sus sistemas de garantía de origen  desde el punto de vista científico aprovechando la ciencia y tecnología de Cenicafé y también a través de diferentes instrumentos legales que están disposición en los diferentes países donde se consume café colombiano. Estos instrumentos, que se constituyen en sí mismos en una garantía de origen, son las, las Indicaciones Geográficas y/o Denominaciones de Origen y/o las Marcas de Certificación y las marcas comerciales utilizadas en un contexto de marca ingrediente. Uno o varios de estos instrumentos legales se utilizan en decenas de países para asegurar al consumidor no solo una garantía de origen, sino también la autenticidad y filosofía de quienes se vinculan a la producción y comercialización de café colombiano. Se trata de reforzar una comunidad de intereses y de valores con clientes y consumidores de café colombiano en todo el mundo.
Si usted es un comprador industrial de café colombiano y está interesado en conocer las ventajas y los símbolos asociados con  las indicaciones geográficas asociadas con el café colombiano, visite por favor nuestra sección Indicaciones Geográficas/Denominación de Origen

No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Publicar páginas"

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...