domingo, 31 de octubre de 2010

Cine de Colombia

Fotograma de la película: Garras de oro (1926).
El término cine de Colombia o cine colombiano se refiere, en un sentido amplio, a las producciones cinematográficas realizadas en Colombia o consideradas colombianas por otras razones. El cine colombiano, como cualquier cine nacional, es un proceso histórico con una dimensión industrial y artística.
El cine colombiano no ha logrado ser rentable como industria a lo largo de su historia, lo que ha impedido que exista continuidad en la producción y en el empleo de realizadores y técnicos. Durante las primeras décadas del siglo XX existieron algunas compañías que intentaron mantener un nivel constante de producción pero la falta de apoyo económico y la fuerte competencia extranjera terminaron por malograr las iniciativas. En los años 1980 la recién creada Compañía de Fomento Cinematográfico (FOCINE) de carácter estatal, permitió que se realizaran algunas producciones. Sin embargo, la compañía tuvo que ser liquidada a principios de los años 1990. En la actualidad se vive una creciente actividad cinematográfica gracias a la Ley de Cine aprobada en el año 2003 que ha permitido que en el país renazcan las iniciativas alrededor de la actividad cinematográfica.

Historia

La historia del cine en Colombia inicia en 1897 cuando se registra la llegada del cinematógrafo al país. Solo dos años antes, el aparato de los Hermanos Lumière habría hecho su legendaria aparición pública en París y con la reciente euforia ocasionada alrededor del mundo por la aparición del invento, muchos camarógrafos extranjeros se volcaron con sus cámaras en busca de nuevos paisajes por descubrir, de esta forma se conoce que algunos incursionaron en territorio colombiano aquel año donde se realizaron exhibiciones inicialmente en la ciudad de Colón, por entonces todavía ciudad colombiana; de allí pasó a Barranquilla luego a Bucaramanga para llegar más tarde a la capital Bogotá donde en agosto de ese mismo año fue presentado en sociedad en el Teatro Municipal, que estaba localizado en la Carrera 8 y fue posteriormente demolido.

Inicios

Poco después de la introducción del cine al país se desata la Guerra de los Mil Días por lo que las primeras producciones tienen que esperar hasta el fin del conflicto civil para salir a la luz, en un principio las producciones cinematográficas del país se limitaban a capturar paisajes y momentos de la vida nacional y la exhibición de películas extranjeras era dominada por los Hermanos Di Doménico propietarios del Salón Olympia de Bogotá, quienes también producirían la primera película documental "El drama del quince de Octubre" que narra el asesinato del general Rafael Uribe Uribe desatando una gran polémica.
Fotograma de la película: Bajo el cielo antioqueño (1924 -1925).

El cine mudo

Durante los primeros años los realizadores de cine se dedicaban a hacer filmaciones de paisajes y reportajes noticiosos para su exhibición pública y solo hasta 1922, aparece el primer largometraje de ficción llamado "María" (de la cual hoy no existen copias) dirigida por Máximo Calvo Olmedo un inmigrante español que trabajaba como distribuidor de cine en Panamá y fue contratado para viajar a Cali donde realizaría el filme basado en la novela homónima de Jorge Isaacs.
Otro de los pioneros del cine en Colombia fue Arturo Acevedo Vallarino un productor y director de teatro antioqueño que vivía de hacer obras de teatro en Bogotá, ante la crisis que se desató en esta actividad por la llegada del cine, Acevedo decidió fundar la compañía Acevedo e Hijos casa productora de mayor duración y continuidad dentro de la historia del cine colombiano con 23 años de existencia (1923 a 1946) siendo la única que sobreviviría a la crisis de los años 1930, dicha productora realizaría un primer largometraje en 1924 llamado "La tragedia del silencio" dirigido por el propio Arturo Acevedo quien en 1928 realizaría un segundo largometraje que es uno de los pocos que han sobrevivido dentro de los primeros años de la cinematografía en el país hasta nuestros días titulado Bajo el cielo antioqueño, el cual se realizó más como un capricho de la clase burguesa de la época, financiada por el magnate Gonzalo Mejía, que como una realización con pretensiones comerciales o artísticas aunque alcanzó una importante e inesperada aceptación del público; sin embargo el filme reflejaba el carácter de la época el cual venía presentado determinadas características comunes no solo en el cine sino en las demás artes a las cuales se les acusaba de presentar cierta despreocupación o evasión de la dura realidad por la que estaba atravesando el país que se recuperaba de devastadoras guerras civiles y de la pérdida del canal de Panamá; en contraste a esto, las artes en general se preocupaban principalmente de tres aspectos algo superficiales: el paisajismo, el folclorismo y el nacionalismo, con algunas excepciones sobre todo en la literatura pero que no eran ajenas al cine a excepción de algunas películas como Garras de oro (1926) que abordaba el polémico tema de la separación de Panamá de Colombia en 1914 criticando el papel de Estados Unidos en la toma.

Crisis de la década de 1930

Fotograma de la película: Garras de oro (1926).
Tras lo que parecía una floreciente industria, en el año 1928 la empresa Cine Colombia compró los estudios de los Hermanos Di Domenico cerrando los únicos laboratorios existentes en Colombia para dedicarse únicamente a la exhibición de películas extranjeras que le proporcionaban buenos dividendos con lo que se aniquiló de inmediato la producción nacional. Fue así como desde 1928 hasta 1940 en Colombia no se produjo ni un solo largometraje (a excepción de Al son de las guitarras de Alberto Santana, que nunca fue estrenado). De este período sobreviven, no obstante, numerosos cortometrajes documentales o noticiosos realizados por Acevedo e Hijos.
La transición del cine silente al cine sonoro, que se inició en todo el mundo en 1927, agravó el atraso tecnológico que afectaba a los productores colombianos. El cine sonoro era mucho más costoso y complicado de hacer, y las compañías locales no estaban en condiciones de competir con las películas de Hollywood, que ofrecían a los distribuidores gran perfección técnica, taquilla confiable y precios muy bajos ya que la inversión se libra en el mercado estadounidense. A esto se suma la competencia del cine argentino y mexicano, que atravesaban sus "edades de oro". Sin embargo, fue ese mismo ejemplo de éxito de otros países latinoamericanos el que alentó a algunos empresarios a probar su suerte en la producción de cine colombiano. Entre 1941 y 1945 se estrenaron diez largometrajes de ficción colombianos, realizados por cuatro compañías:
Ducrane Films: Dirigida por Oswaldo Duperly, un empresario bogotano que había vivido en Estados Unidos. Empezaron en 1939 realizando cortos publicitarios y noticieros, para luego producir Allá en el Trapiche (1943), Golpe de Gracia (1944), y Sendero de Luz (1945).
Calvo Film Company: Dirigida por el español Máximo Calvo, quien había llegado a Colombia en tiempos del cine silente para dirigir una adaptación de la novela María (1922). Realizó Flores del Valle (1941) y Castigo del Fanfarrón (1945)
Patria Films: Formada por los actores chilenos de la compañía de variedades Álvarez-Sierra. Participaron en Allá en el Trapiche, y produjeron Antonia Santos (1944), Bambucos y Corazones (1945), y El sereno de Bogotá (1945).
Cofilma: Compañía antioqueña formada por inversionistas locales. Produjeron Anarkos (1944) y La canción de mi tierra (1945)
Es probable que Allá en el Trapiche sea la única película de este período que permitió a sus productores recuperar la inversión gracias al apoyo recibido por el Cineasta Mexicano Rodolfo Espino. El segundo gobierno de Alfonso López Pumarejo aprobó en 1942 la Ley Novena, que establecía exenciones arancelarias y de impuestos para fomentar la producción. Aunque esta ley no llegó a aplicarse efectivamente en beneficio de las compañías colombianas, sentó un precedente de (débil) protección estatal al cine. Todas las empresas terminaron en la quiebra y pasó una década antes de que alguien se arriesgara de nuevo a producir un largometraje.
La falta de oportunidades comerciales y apoyo estatal no impidió que en los años 1950 se ensayaran distintos modelos de producción. Quizás el más interesante fue el cortometraje surrealista La langosta azul (1954), producido por un grupo de artistas de la costa Atlántica entre quienes se contaban Gabriel García Márquez y Enrique Grau. Aunque estos artistas no siguieron trabajando en el medio cinematográfico, García Márquez continuaría colaborando más adelante en varios proyectos como guionista, actividad que desarrolla en la actualidad. Otro de los artistas que intentarían infructuosamente lograr desarrollar una carrera cinematográfica en el país fue Fernando Vallejo, quien durante la década de 1980 intentó realizar producciones cinematográficas que no solo no lograron apoyo estatal sino que fueron censuradas. A pesar de que Vallejo intentaba retratar en sus películas la problemática de la violencia nacional, tuvo que realizarlas en México.

Cine de la Pornomiseria

Niño de la calle, una de las típicas escenas aprovechadas por la Pornomiseria en los años 1970.
El cine de la Pornomiseria fue el término que se empleó por la crítica en Colombia durante los años 1970 para denominar a aquel cine que se valía de la pobreza y la miseria humana para hacer dinero y conseguir reconocimiento internacional. La intención no era criticar el cine que relataba la realidad sino señalar a aquellos realizadores que, con afán oportunista y escaso compromiso social, se aventuraban a filmar escenas sensacionalistas que eran apreciadas por ciertos sectores del público europeo. Una de las películas más atacadas desde esta perspectiva fue Gamin, (1978) de Ciro Durán un documental sobre los niños de la calle que además de hacer tomas típicas de la pobreza en la calle sin una investigación de campo seria, se valía de la puesta en escena para recrear situaciones como la de niños robando radios de automóviles. Quienes encabezaron la crítica contra esta forma de hacer cine fueron los integrantes del autodenominado Grupo de Cali los cineastas Carlos Mayolo y Luis Ospina que realizaron el documental Agarrando pueblo donde hacían una sátira de la pornomiseria.

FOCINE

El 28 de julio de 1978 por medio del decreto 1924 nace la Compañía de Fomento Cinematográfico FOCINE para administrar el Fondo de Fomento Cinematográfico que había sido creado un año antes. FOCINE era una entidad adscrita al Ministerio de Comunicaciones que permitió que en aproximadamente 10 años se realizaran con apoyo estatal 29 largometrajes y un buen número de cortometrajes y documentales, sin embargo las dificultades administrativas malograron la iniciativa y FOCINE tuvo que ser liquidada en el año de 1993.
Dentro de este periodo se destacaron las producciones de Carlos Mayolo, por su exploración de lenguajes no convencionales así como las comedias de Gustavo Nieto Roa que a pesar de ser consideradas por la crítica como películas de pocas pretensiones artísticas lograban importantes ingresos en taquilla al adaptar la fórmula del cine mexicano que apelaba a los elementos populares.

El cine hoy

Durante la última década del siglo XX tras la pérdida del apoyo estatal con la liquidación de FOCINE, los realizadores del país volcaban sus esperanzas en las coproducciones con países europeos y el capital privado que muy pocas veces invertía en dichos proyectos, sin embargo se lograron realizar algunas películas destacadas como lo fueron las producciones del cineasta Sergio Cabrera cuya película La estrategia del caracol cosechó varios premios internacionales lo que provocó una gran interés del público del país superando, como pocas películas nacionales, el millón y medio de espectadores, por otro lado el cineasta Víctor Gaviria se destacó por sus películas de corte social que escandalizaron a algunos sectores de la opinión pública por mostrar la realidad de la vida de los niños de la calle. Para el siglo XXI se incrementó la producción nacional gracias a la ley de cine, aprobada en 2003, en este periodo se han realizado diferentes cintas que han despertado el interés del público local, como fue el caso de Soñar no cuesta nada de Rodrigo Triana, una producción que alcanzó cerca de un millón doscientos mil espectadores o El colombian dream de Felipe Aljure que destacó por sus innovaciones técnicas y narrativas nunca antes vistas en el cine colombiano. Algunos han llegado a considerar este periodo como el renacimiento del cine colombiano y la más clara posibilidad en toda su historia de tener una industria consolidada.]

Ley del cine

La Ley 814 de 2003, conocida como Ley del Cine fue aprobada en segundo debate en la plenaria del senado, por lo cual: "se dictan normas para el fomento de la actividad cinematográfica en Colombia", por medio de cobro de impuestos a distribuidores, exhibidores y productores de cine, cuyo recaudo estará destinado a apoyar a realizadores de largometrajes, cortometrajes y documentales, así como proyectos de formación de públicos. Dichos fondos son administrados por El Fondo Mixto de Promoción Cinematográfica PROIMAGENES en Movimiento.Gracias a esta ley durante la primera década del siglo XXI la producción cinematográfica ha aumentado significativamente.

Amenaza a la ley de cine

Al iniciar el segundo periodo presidencial, que coincidió con el auge del cine en el país el gobierno de Álvaro Uribe Vélez presentó una reforma tributaria para ser aprobada en el congreso de la república, dicha reforma fue grandemente criticada por diferentes expertos del sector cultural quienes consideraron que tendría un devastador efecto no solo para el cine sino para diversas manifestaciones culturales y artísticas, con lo que se terminaría con las ventajas de la recién aprobada ley de cine acabando una vez más con la oportunidad para la existencia de una industria cinematográfica en el país.
Finalmente en agosto de 2006, la entonces ministra de cultura Elvira Cuervo de Jaramillo, junto con un grupo de asesores del ministerio realizó gestiones ante el Ministerio de Hacienda para impedir que la reforma afectara los beneficios de la ley de cine. El ministerio de hacienda se comprometió a que la reforma no afectaría los beneficios de la ley.

Proyección internacional

El cine colombiano ha tenido una muy escasa presencia en escenarios internacionales, sin embargo algunos documentales de los años 1970 lograron cierto reconocimiento, tal es el caso de Chircales (1972), de Marta Rodríguez y Jorge Silva que logró varios premios internacionales. En el cine argumental se han alcanzado algunos reconocimientos en el exterior especialmente en los años 1990 cuando el director Sergio Cabrera logró varios premios con sus películas, destacándose La estrategia del caracol (1994), mientras que el cineasta Víctor Gaviria logró que sus películas Rodrigo D: No futuro (1990), y La vendedora de rosas (1998), ganaran numerosos premios de prestigio internacional y llegaran a ser nominadas a la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes. En los años 2000 se destacó la participación de la actriz Catalina Sandino Moreno en la coproducción colombo-estadounidense María llena eres de gracia, papel que le valió el Oso de Plata a la mejor interpretación femenina en el Festival Internacional de Cine de Berlín de 2004, premio que compartiría con la actriz sudafricana Charlize Theron por su interpretación en Monster y, ese mismo año, una nominación al premio Oscar a la mejor actriz. Otra logro internacional para el cine colombiano vino de parte de la película Al final del espectro de Juan Felipe Orozco, ya que a pesar de que esta ha tenido una difusión a nivel nacional principalmente, fue vista por algunos empresarios de Universal Pictures quienes se interesaron por la cinta y realizan una adaptación. Uno de los logros importantes en la actualidad para el cine colombiano lo encabeza la película dirigida por Carlos Moreno, Perro come perro, por ser seleccionada para el Festival de Cine de Sundance. La película Paraiso Travel, del director colombiano Simon Brand (también director de "Mentes en blanco" con Jim Cavieziel), tuvo gran acogida en América. Finalmente, es importante rescatar que trabajos de los directores colombianos como Ciro Guerra y Rubén Mendoza, han sido nominados a reconocimientos en el Festival de Cine de Cannes, el más importante en el mundo.

Cine documental

Carlos Mayolo hizo parte del llamado "Grupo de Cali".
La producción documental en Colombia ha sido variada y de calidad. Sin embargo no ha sido ampliamente difundida por las barreras que impone la industria cinematográfica en cuando a la exhibición y distribución del material. Son pocos los espectadores interesados en acercarse a este material audiovisual.
Durante la década de 1970, en la ciudad de Cali se vivió un gran "boom" no solo referente al cine sino a las artes en general, allí nació el llamado Grupo de Cali o Caliwood, haciendo referencia a Hollywood, del cual harían parte Carlos Mayolo, Luis Ospina, Andrés Caicedo, Oscar Campo entre otros documentalistas y cineastas que retrataron en imágenes en movimiento una ciudad y unas realidades particulares. Al mismo tiempo documentalistas como Marta Rodríguez y Jorge Silva registraban un sin fin de imágenes documentales que, acercándose a la antropología, retrataban formas de vida y realidades desconocidas para muchos.

Cine de animación

La realización de cine de animación en Colombia, como en el resto de América Latina ha presentado un desarrollo irregular y escaso y es solo hasta los años recientes donde la animación empieza a cobrar importancia. Las primeras iniciativas en el país se generaron alrededor de los años 1970 especialmente en la producción de comerciales de televisión, sin embargo fue a finales de esta década que surge la figura del cineasta Fernando Laverde quien de manera empírica y con escasos recursos se convierte en el pionero del Stop Motion en Colombia realizando diferentes cortos de animación que obtienen reconocimientos nacionales e internacionales. Para los años 1980, el bogotano Carlos Santa explora el mundo de la animación cinematográfica a través de las artes plásticas realizando en 1988 con el apoyo de FOCINE la película El pasajero de la noche y en 1994 estrena en el Festival de cine de Caracas La selva oscura, películas que recibieron importantes reconocimientos por su nivel artístico y narrativo. En la primera década del siglo XXI se genera una gran actividad dentro de la animación en Colombia gracias al interés de las nuevas generaciones por esta actividad y al desarrollo de la tecnología; en el 2003 nace el festival de animación y videojuegos LOOP donde se fomenta y premia el trabajo de los animadores colombianos y latinoamericanos. LOOP también ha adelantado desde el 2003 investigaciones sobre la historia de la animación nacional, rindiéndoles homenaje a autores de animación comercial como Nelson Ramírez, productor de los famosos comerciales Con mis Gudiz soy Feliz, Mano Gorgojo, Carietón Ataca y Magi-magicolor. Esta investigación fue resultado de una beca del Ministerio de Cultura.

Festivales

El país cuenta con diferentes festivales de nivel nacional e internacional, dentro de los que se destacan el Festival internacional de cine de Cartagena que se lleva a cabo desde de 1960 en la ciudad de Cartagena de Indias y cada año se encarga de premiar lo mejor del cine Iberoamericano entregando a los ganadores la estatuilla denominada India Catalina y el Festival de cine de Bogotá cuya primera edición fue en 1984 y está especializado en premiar con el "Círculo Precolombino" a nuevos directores a nivel mundial.
En el 2009 se dio inicio al Festival Internacional de Cine de Cali.

Otros certámenes

Además de los dos festivales internacionales, en el país durante todo el año se realizan encuentros, muestras y festivales que promueven la formación de públicos y premian a los realizadores locales a continuación se enumeran los más destacados:
  • Eurocine: certamen que se realiza cada año desde 1995 en el cual se exhiben producciones de los países europeos que no llegan al país por medio de los circuitos de distribución comercial, el evento es organizado por el Goethe-Institut sede Bogotá, la delegación de la comisión europea en Colombia y la Cinemateca distrital de Bogotá.
  • Festival de cine francés: es una muestra de lo mejor del cine francés que se realiza cada año desde el 2001 durante el mes de septiembre y con el apoyo de la embajada de Francia en las ciudades de Bogotá, Medellín, Cali y Barranquilla, incluye conferencias talleres y encuentros.
  • Semana de Cine Colombiano, Sí Futuro: a raíz de la creciente producción cinematográfica en el país gracias a la ley de cine se inauguró en octubre de 2006 una muestra de cine colombiano con la premiación por parte de un jurado internacional de las películas, realizadores y actores más destacados en los últimos años. La Dirección de Cinematografía del ministerio de cultura ha expresado la intención de realizar el evento cada dos años.
  • Imaginatón: Es una maratón cinematográfica de realización y exhibición que se realiza cada dos años y en la que se invita a participar a profesionales y aficionados de todas las edades y de cualquier nacionalidad en siete ciudades del país en la realización de un filminuto en plano secuencia, los mejores son seleccionados y premiados por un jurado especializado. El Evento es organizado por Laboratorios Black Velvet, empresa dedicada al análisis y desarrollo del entretenimiento audiovisual.
  • Festival de Cine y Video de Santa Fe de Antioquia: es un festival que se lleva a cabo desde marzo del año 2000 por la Corporación de Cine y Video de Santa Fe de Antioquia y es dirigido por el cineasta Víctor Gaviria con el propósito de promover la producción audiovisual y la formación del público en la región de Antioquia aunque pueden participar realizadores de todo el país.
  • MUDA Colombia: La Muestra Universitaria de Audiovisuales, MUDA Colombia es un certamen que se realiza cada año donde se premia lo mejor de los trabajos universitarios así como las mejores prácticas pedagógicas propuestas por profesores de las escuelas de cine del país.
  • IN VITRO VISUAL: Es uno de los eventos relacionados con el cortometraje que más se ha consolidado en Colombia, presenta cortos colombianos los martes y extranjeros los jueves, escogidos a partir de una convocatoria anual en la que también existe un jurado de reconocida trayectoria. Al final del año se realiza una premiación en donde se entregan las estatuillas oficiales del evento (SANTA LUCIA) y también premios en efectivo. Este evento es organizado por In Vitro Producciones y Laboratorios Black Velvet
  • LOOP, Festival Latinoamericano de Animación & Videojuegos: es un festival de animación que busca incentivar a jóvenes realizadores, que trabajan mayormente con herramientas digitales con proyección nacional e internacional. El sitio web del festival ha creado una comunidad que fomenta el aprendizaje y divulgación de los trabajos
  • Ciclo Rosa: es una jornada académica con muestra cinematográfica sobre diversidad sexual que se realiza en Bogotá y Medellín desde el año 2001. Es un espacio para compartir distintas miradas y posiciones sobre las sexualidades e identidades de género.
  • Festival de cine CINEXCUSA: es una evento realizado por el grupo imagen de la universidad Surcolobiana, cada año con una tematica nueva, con sede en la ciudad de Neiva del departemento del Huila, cuya quinta edicion se realizara en el 2010.
El Espejo Film Festival, evento que se realiza la ultima semana de junio desde el 2004 en Bogotá y presenta 300 cortometrajes en Colombia. Se realiza en 6 salas de cine, cuenta con invitados internacionales y se desarrollo paralelamente con un programa de televisión. Del 24 al 30 de junio del 2010 se realizara su 7 edición. www.elespejofilmfestival.com

EL REY PELICULA COLOMBIANA PARTE 1

Trailer MARINA, LA ESPOSA DEL PESCADOR (Película de Cortometraje)

( TAGANGA ) PELICULA COLOMBIANA

Cronología del cine colombiano

Década de 1920

PELICULA COLOMBIANA - LA VENDEDORA DE ROSAS

El Gran Robo Pelicula Colombiana P-1

PELICULA COLOMBIANA ,TIEMPOS DIFICILES




Exhibición y distribución

En Colombia existen cinco grandes exhibidores de cine comercial en su orden: Cine Colombia, Cinemark, Procinal, Cinépolis y Royal Films además de varios exhibidores independientes dentro de los que se destacan Babilla Cine, la Cinemateca Distrital de Bogotá, la sala de cine Los Acevedos del Museo de Arte Moderno de Bogotá y el Cine Club El Muro en la capital, así como otros cineclubes en diferentes ciudades del país.

Estrenos en Colombia

La siguiente tabla presenta las estadísticas comparativas de los estrenos del cine nacional frente al cine extranjero a nivel nacional, publicadas por el Fondo Mixto de Promoción Cinematográfica, (Proimagenes en movimiento), con base en las siguientes fuentes:
  • 1993 - 1999, "Impacto del sector fonográfico sobre la economía colombiana: situación actual y perspectivas" Zuleta, Jaramillo, Reina, Fedesarrollo, 2003.
  • 2000 - 2006, Dirección de Cinematografía, Cinecolombia

Año Estrenos colombianos Estrenos extranjeros Total estrenos Porcentaje de estrenos colombianos
1993 2 274 276 0.72%
1994 1 267 268 0.37%
1995 2 249 251 0.805
1996 3 270 273 1.10%
1997 1 251 252 0.40%
1998 6 237 243 2.47%
1999 3 No disponible No disponible No disponible
2000 4 200 204 1.96%
2001 7 196 203 3.45%
2002 8 176 180 2.22%
2003 5 170 175 2.86%
2004 8 159 167 4.79%
2005 8 156 164 4.88%
2006 8 154 162 4.94%
2007 12 186 198 6.06%

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...