lunes, 25 de abril de 2011

DANZAS TRADICIONALES DE COLOMBIA


  DANZAS  COLOMBIANAS



 

El hombre se ha expresado a través de las artes desde su aparición en la Tierra, y de esta manera ha manifestado alegrías, tristezas, deseos, emociones, pedidos y agradecimientos. Así nos llegan desde tiempos inmemoriales sus artes, y de su mano, sus costumbres, su vida toda, y hasta parte de su historia. La danza es una de estas manifestaciones. Colombia es un país con diversidad de danzas folklóricas, expresiones que se manifiestan en su mayoría en las fiestas populares tradicionales.

Las danzas hacen parte de la riqueza cultural colombiana. Proceden de orígenes diversos que combinan la herencia española y africana con las raíces indígenas. Además, a las danzas más tradicionales se han incorporado elementos y detalles que las enriquecen y las chacen únicas, a tal punto que se convierten en un rasgo distintivo de cada una de las regiones de Colombia.

Así, no solo somos un país mega diverso, con gran número de anfibios y aves, rico en plantas y recursos hídricos, sino un país con expresiones culturales tan variadas y asombrosas como los más de 1000 ritmos que coexisten en nuestro territorio.

Una forma de dividir nuestras danzas es en tres grandes grupos, que abarcan la costa pacífica, la costa atlántica y el interior. Acá recogemos algunas de las danzas más representativas de cada una de estas zonas.




1. DANZAS DE LA ZONA PACIFICA COLOMBIANA
 
 
Algunas de las danzas mas conocidas de la región pacífica colombiana son Abozao, Andarele, Bambazú, Bonifacia, Buluca, Bunde, Caderona, Currulao, Guayabita, Jota Careada, Jota Redonda, Manteca, Mazurka, Moña, Paula, Pilón, Pizón, Punto, Pasillo negro.


El Abozao:
es una danza y ritmo típico del Chocó. Se origina en la cuenca del río Atrato, como expresión preferencialmente instrumental, y hace parte del repertorio festivo cuya ejecución se hace con Chirimía. La coreografía se traza como un juego de incitaciones mutuas entre el hombre y la mujer, en cada pareja, terminando con un cara a cara erótico. 
 Es un baile de pareja suelta con movimientos libres e individuales, no tiene figuras preestablecidas ni hay coordinación de movimientos corporales, éstos se presentan espontáneamente, destacando el movimiento de las caderas, hombros y rodillas, con inclinaciones y rotaciones del cuerpo, vueltas y giros rápidos. 

Las parejas tienden a mantenerse frente a frente, aunque de vez en cuando los hombres dan un rodeo a su pareja, sin apartar la mirada de los movimientos corporales de la mujer. Como el contenido es acentuadamente erótico, todos los gestos son incitantes y provocativos.
 
El Bunde Chocoano: es una danza religiosa. Es diferente al currulao aunque se interpreta con los mismos instrumentos. Está muy extendido entre las comunidades afro colombianas del litoral Pacífico, con un posible ascendiente en Sierra Leona (África). Tiene carácter de canción lúdica y combina una expresión de los ritos fúnebres con una forma de canto inserto en el ámbito de las rondas y juegos infantiles, característicos de los niños mientras los adultos se ocupan del rito relacionado con la muerte.

En la interpretación del bunde se emplean únicamente los tambores. Los cantos, en coro, se alternan con los toques del tambor en aquellas ocasiones en que se trata de una celebración; en caso contrario, las voces no intervienen. Numerosas canciones del repertorio del litoral, que son cantos de folclor lúdico o rondas de juego, se bautizan con el nombre de bundes, tales como "El chocolate", "El punto", "El trapicherito", "El florón", "El pelusa", "Jugar con mi tía", "Adiós tía Coti" y "El laurel".



La Caderona: es un ritmo-canto y baile cuya coreografía representa la supervivencia de los antiguos landós, vacunaos, o la danza de vientre, tradicional entre los esclavos africanos. Se interpreta con los mismos instrumentos de las danzas anteriores.
 

El Currulao:
es la danza por excelencia de las comunidades afrocolombianas del litoral Pacífico. Recoge características que sintetizan las herencias africanas de los esclavos traídos en la época colonial para las labores de minería adelantadas en las cuencas de los ríos del occidente del territorio. En la ejecución del currulao es posible observar características propias de un rito impregnado de fuerza ancestral e inclusive mágica.

El currulao es un baile de pareja suelta, de temática amorosa y de naturaleza ritual. Los movimientos de los bailarines son ágiles y vigorosos; en el hombre adquieren por momentos una gran fuerza, sin perder la armonía. La mujer perpetúa una actitud sosegada ante los anhelos de su compañero, quien busca enamorarla con coqueteos, zapateos, flexiones, abaniqueos y chasquidos de su pañuelo.

La coreografía se desarrolla con base en dos desplazamientos simultáneos: uno de rotación circular y otro lateral, de círculos pequeños, que a su vez configuran un ocho. Las figuras que predominan son la confrontación en cuadrillas, avances y retrocesos en corredor, cruces de los bailarines, giros, saltos y juegos con el pañuelo.
El currulao presenta modificaciones regionales denominadas berejú, patacoré, juga, bámbara negra y caderona.

 

La Jota Chocoana:
es un baile muy popular en las provincias españolas de Aragón y Valencia, quedó muy poco de ella al convertirse en un ritmo criollo con influencia africana. Del ritmo vivo y fiestero de la "jota aragonés", se pasó a un ritmo emparentado con el toque del currulao. En ella la melodía pierde casi todo el relieve sonoro y el "canto" propiamente dicho, transformándose en una secuencia para ser bailada con pleno dominio de los tambores.

Existe diversidad de variantes: condoteña, careada, cruzada y sangrienta; todas estas mantienen una estructura básica común, pero se diferencian en su contenido argumental. La sangrienta, por ejemplo, es un cuadro dramático que gira en torno al duelo de dos enamorados por ganar los afectos de la misma mujer. La careada, por su parte, describe los recursos que emplean los pretendientes para enamorar a su pareja.



La Mazurca: es un ritmo, canto y danza del litoral pacífico, cuyo origen se remonta a las fiestas de los esclavos en época colonial, con un marco coreográfico de especial relieve por la sofisticación y elegancia con que se ejecuta la danza. Se acompaña de de marimba de chonta, cununos (macho y hembra), bombo y guasas instrumentos estos últimos interpretados por las mujeres quienes a su vez hacen la parte cantada. La música y los coros tienen tienen un cierto tono de lamento. Los pasos y desplazamientos de la danza constituyen un juego amoroso manifestado por el pañuelo que portan los bailarines.
 

La Moña:
es una danza de relación, esto quiere decir que se alterna la danza con canto o recitado de coplas, se ejecuta tanto en la zona andina como en el litoral pacífico con diferente música e instrumental.
 


El Pizon:
pertenece al repertorio tradicional del Litoral Pacífico sur, que toma el ritmo del currulao y la juga, pero se convierte en un canto de trabajo, de jornaleo. Esta danza es una verdadera reivindicación del campesino, quien después de una ardua labor, y al caer la noche expresa su sentir, combinando en forma melodiosa música, voces y movimientos.


Currulao

2. DANZAS DE LA ZONA ATLANTICA DE COLOMBIA 

 
 Algunos de los bailes típicos de esta región son Bullerengue, Ciempiés, Cumbia, Diablos y espejos, Farotas, Gaita, Garabato, Pilandera, Sere sese, Mapale.



El Bullerengue: es un baile solo de mujeres. Es quizás una de las danzas en las que más se evidencia la ascendencia africana mediante los tambores, el palmoteo y el canto coral que acompaña su realización. Al parecer, surgió como una reacción cultural dentro del contexto ceremonial de las comunidades cimarronas, probablemente en el Palenque de San Basilio. En esencia es una danza ritual que se realiza de manera especial cuando las jóvenes llegan a la pubertad. El bullerengue simboliza la fecundidad femenina, aunque no se descarta que también en tiempos coloniales haya tenido connotaciones fúnebres.

En San Basilio de Palenque el bullerengue es danzado por mujeres jóvenes que mantienen su cuerpo en posición erguida y realizan movimientos pausados, coordinados y simétricos. Los movimientos de la pelvis, la frotación del bajo vientre, el juego efectuado con las polleras para obtener combinaciones armoniosas y diversas figuras, como mariposas, remolinos y batir de olas, al igual que el palmoteo de las manos, otorga a las bailarinas un aire sereno y ceremonial y una actitud de expectativa. El paso de la danza es menudo y deslizado, apoyando plenamente los pies en el piso. La coreografía forma hileras y filas en línea recta y, en menor medida, círculos. La danza termina en un gran torbellino de cruces de parejas en cuadrillas.

En Córdoba y en el Urabá antioqueño la coreografía del bullerengue resalta la temática amorosa, de conquista y de competencia entre sexos, con alto contenido erótico.



La Cumbia: es uno de los bailes más representativos del folclor colombiano, tanto que se considera la danza más importante de la Costa Norte. Al parecer, surgió durante la colonia en Cartagena, con ocasión de las fiestas de La Candelaria, celebradas por los esclavistas españoles el 2 de febrero. Rápidamente se dispersó por otros lugares del litoral Caribe y conquistó las riberas del río Magdalena y el norte de Antioquia.

Es de origen africano y en ella se distinguen atributos de una ceremonia erótica que la acredita como una danza ritual. Con el transcurrir del tiempo, y por la constante interacción con la población indígena, esta danza sagrada se adaptó a espacios profanos, incorporándose así a todas las festividades de la región.

Sus gestos describen un diálogo amoroso entre hombres y mujeres. La cumbia es una danza de parejas sueltas, de libre movimiento, que se realiza en sitios abiertos, como calles, plazas o playas. Los desplazamientos se efectúan de manera circular en torno a un punto central ocupado por los músicos. Según algunos relatos antiguos, en el siglo XVIII la cumbia se bailaba de noche, alrededor de una fogata, y los músicos se situaban a un lado de los bailadores.



Las Farotas: es una danza irónica de Carnaval tiene su origen en la colonia y se conserva en varios pueblos de la depresión momposina. Refleja una protesta de los hombres que, disfrazándose de mujeres, se entregaban al amor de los españoles a cambio de regalos. Los danzantes son 17 en total y uno de ellos hace el papel de mamá alcahueta o celestina, pues la sátira no está dirigida al colonizador, sino a sus propias mujeres, que despreciaban a los indígenas por el hombre español.
 

El Garabato:
es una danza macabra, imitación de las de la edad media y en ella el garabatero simboliza la muerte portadora de una guadaña con la que va atrapando a los bailarines. Los goleros son la figura coreográfica con probable origen en algún cuento folclórico de tradición oral, es la historia de un burro flojo que decide no trabajar más y echarse a dormir. Al dormir sueña que los gallinazos, seguidos por su rey y por la "Laura", que es su compañera van a comérselo. El dueño del burro es un cazador que ha resuelto abandonarlo en vista de su inutilidad pero al observar que el sueño del burro se ha convertido en realidad y va a correr con una suerte lamentable, se presenta con su perro e interrumpe el festín que está apunto de comenzar.


El Torbellino: muestra un fuerte ancestro indígena está señalado porque sus células rítmicas se hallan en un canto de viaje de los indígenas yuco - motilón, el karakeney la interpretación instrumental está a cargo del trío de cuerdas colombianas (tiple, bandola y guitarra) y el conjunto santandereano de tiple, requinto (como instrumento cantante en vez de la bandola, zambumbia, carraca, quiribillos, esterilla, pito, chucho, raspa de caña y pandereta.


El Cerecece: es tradicional de mineros afrodescendientes de la región de Zaragoza (Antioquia). Al parecer fue asimilado de las danzas del litoral Caribe por esclavos que trabajaban en los socavones del oro en el norte de Antioquia durante la época colonial. Su temática describe el trabajo en las minas de aluvión. En su interpretación hombres y mujeres utilizan sus trajes tradicionales de laboreo y van provistos de antorchas encendidas. Los oficiantes se ubican en fila para ilustrar, mediante la pantomima descriptiva, el final de la jornada de trabajo. En este baile se representan diferentes escenas entra las cuales se destacan las etapas de búsqueda, zarandeo, barequeada, lavada y llevada a las bateas del metal precioso. El cuadro de costumbres concluye con eróticos movimientos y acercamientos del vientre.
 


El Mapalé:
tiene una marcada ascendencia africana propia del litoral Caribe. En sus orígenes fue una danza de trabajo ejecutada en las noches y amenizada con toques de tambores, las palmas de las manos y el canto. Con posterioridad se produjo una transformación de su temática, y se le dio un énfasis de regocijo con carácter sexual. La coreografía actual mantiene rasgos de su esencia africana, tanto en el vestuario, que es en extremo sencillo, como en la presencia del machete, instrumento de trabajo utilizado para el procesamiento del pescado.

El mapalé se baila con pasos cortos, ritmo acelerado y palmoteo constante de los bailarines. Las rutinas se inician con la formación de dos filas individuales una frente a la otra, por parte de hombres y mujeres, para efectuar avances hacia delante y hacia atrás. Continúa con posturas de exhibición libres e individuales de los hombres con el propósito de agradar a sus parejas, quienes se turnan para corresponder los enfrentamientos. Los movimientos son frenéticos y con un alto contenido de erotismo. Los de las mujeres son un tanto diferentes y se destacan por ser más excitantes y eróticos.


Cumbia

3. DANZAS DE LA ZONA ANDINA DE COLOMBIA

En el interior de Colombia se encuentran danzas como el Bambuco, el Pasillo, el San Juanero, la Caña, el San Juanito, el Sotareño.

 
El Bambuco: es un ritmo característico de la zona andina colombiana, cuyo origen se ha localizado en el Cauca, a mediados del siglo XVIII, traído por los esclavos. El bambuco viejo, que hoy se toca y se baila en el litoral Pacífico, es muestra de ello. Desde fines del siglo XIX, por efecto de la labor reformadora de Pedro Morales Pino, el bambuco asumió el metro de 3 por 4, que hoy es el preferido por muchos compositores. Con el correr del tiempo, el bambuco adquirió peculiaridades propias de cada región: en el Huila es por ejemplo el rajaleña, en Nariño la guaneña o el son sureño y en Antioquia es el compromiso de dos voces recias con estilo propio.

Es la tonada base y la expresión musical, coreográfica más importante y representativa de la región andina por su amplia dispersión que cubre 13 comarcas. Su origen es mestizo, pues conjuga con las melodías de tradición indígena a ritmos varios. Vocalmente se interpreta a dos voces, existen seis variedades del bambuco: Sanjuanero o bambuco fiestero del San Juan, Rajaleña o bambuco cantado en coplas picarescas, Fandanguillo y capitusez o bambucos coplados en duelo, Vueltas antioqueñas y la Guaneña, El bambuco es como una expresión sentimental, "un idilio campesino" que señala tímidos balbuceos del amor en los pasos de una danza ingenua. El hombre persigue delicadamente; la mujer consiste con timidez.

Es la danza de mayor dispersión en el país y por lo tanto en una época se consideró como la más representativa de lo colombiano.
 



El Pasillo: nació a mediados del siglo XIX en la atmósfera del vals del cual se derivó. Surgió cuando la nueva sociedad burguesa, semifeudal, de chapetones y criollos acomodados buscaban un tipo de danza más acorde con ambiente cortesano en que vivían. Se adaptó en Colombia, incluyéndole un movimiento más acelerado y hasta vertiginoso en su forma coreográfica. En Colombia recibió este nombre como "pasillo de paso", por ser un baile de pasos menudos. 
Se bailaba en campos y ciudades y no podía faltar en el repertorio de las bandas de música. El popular tiene tres partes: una introducción que se repite; una segunda parte en la cual la melodía adquiere pleno desarrollo y una tercera que es conclusiva y suele repetirse en la ejecución. 

 
El San Juanero: se reviste de movimientos un tanto teatrales, que se encuentran en el énfasis dado al vuelo de las faldas, la excesiva flexión de los pies al dar el "salto" al estilo can-can por parte de las mujeres, la realzada expresión de esas en busca de figuración escénica y actitudes no tradicionales que los hombres hacen con el sombrero. Influencia rítmica de la zona de los llanos orientales y se presenta en la región ganadera del Tolima y Huila se celebran de San Juan y San Pedro. Es una variedad de bambuco que utiliza un conjunto de instrumentos llamados Cucamba, que consta de tiple, flauta de queco, carángano de vejiga o bolillo, tambora, puerca, chucho, raspa de caña, hojita de naranjo.
 Tipifica la música fiestera tradicional de las celebraciones de San Juan, de San Pedro y San Pablo y otras conmemoraciones en el Gran Tolima. Los rajaleñas se distinguen por las coplas llenas de humor, picaresca y erotismo. El bambuco sanjuanero y el rajaleña se bailan con el paso del bambuco. El rajaleña tiene su ritual para la ejecución: el canto es a dos voces, que dialogan con el grupo instrumental. Varias danzas de esta región como los Estandartes, La custodia, Los Monos, se bailan a ritmo de rajaleña. 
 


Las Vueltas Antioqueñas:
reflejan el lenguaje y las expresiones típicas de Antioquia, las parejas bailan al ritmo de tiples, guitarras y bandolas paran los músicos y los bailarines según avanza la danza dicen sus coplas satíricas o picarescas con metáforas relacionadas con temas amorosos. La coreografía y los pasos corresponden al bambuco.
 

La Guabina:
es un aire cantado normalmente y no danzado, es exclusivamente vocal (canto a "capella") y lo que se danza en los interludios es sólo torbellino usual en toda la zona veleña. La guabina danzada sólo tiene un ejemplo que es la llamada chiquinquireña, el instrumental de acompañamiento de las guabinas mantiene su riqueza tradicional y está apoyada en la parte melódica por requinto y tiple, auxiliadas a veces por la flauta rústica de caña y siempre por chucho, carraca, quiribillo y raspa de caña, así como pandereta y puerca o zambumbia, en la parte rítmica.

 
El Bunde Tolimense: es una mezcla entre bambuco, torbellino y especialmente la guabina huilense; es una pieza particular del maestro Alberto Castilla, bautizada de esa manera por su significado de "mezcla y confusión de gentes, revoltillo de cosas diversas", segunda acepción de la palabra, después de tonada, canto y danza típicos del litoral Pacífico.

Las vuetas antioqueñas

DANZAS DE LA ZONA DE LA ORINOQUIA (LLANOS ORIENTALES)

El Joropo: viene del termino árabe xärop que significa jarabe, por su procedencia andaluza o flamenca que se hace patente en el zapateo del baile y en los quiebros de la voz en tono agudo del canto con suspensión del compás obligado. Una variedad de joropo es el pasaje, que podría definirse como un joropo lento, cadencioso con letra descriptiva, amorosa y lírica; es muy abundante hoy por el uso del arpa en vez de la bandola que era obligado en los joropos recios.

En esta danza las parejas bailan zapateado y sueltas; el cuerpo permanece, dando mucha importancia al taconeo, el cual es rápido. En danza de coqueteo el llanero trata de conquistar a la mujer, jira trazando un espiral y da vueltas progresivamente más apretadas y juntas en persecución del centro que ocupa la mujer, quien remisa y recatada se aproxima al varón. El paso menudo del joropo simula el galopar del jinete en los llanos; es el ritmo menudo en donde el llanero expresa sus impulsos sanguíneos, y en donde expresa sus verdaderos valores autóctonos.

El traje típico tradicional para el hombre es un sombrero de palma o ya desusado "castor" de fieltro en colores claro (lebruno) u oscuro (araguato); pantalón "garrasí" o "uña de pavo" hasta la pantorrilla y abotonadura para arremangarlo; camisa cotona o sin cuello y el ya desusado "bayetón" de dos fases (roja y azul), muy funcional para los jinetes por ser un gran poncho de bayetilla que cubría el pantalón y la montura en las frecuentes garúas o lloviznas llaneras. La mujer tradicionalmente usa un camisón corto, a la rodilla y nada más. Las cotizas son el calzado obligado para hombres y mujeres.


Joropo

GALERON: El baile y canto más antiguo del folclor de los Llanos Orientales. Su ritmo de gran utilidad en las labores de Vaquería y de frecuente interpretación en las fiestas llaneras.

PASAJE: Joropo lento y cadencioso en el que los textos o letras son de carácter descriptivo, amoroso o lírico.

SEIS: Variedad musical del Joropo. Algunos nombres del seis: Seis por derecho, el Seis por numeración, el Seis figurado y el Seis corrido.


 Información

JOROPO: El llanero colombo-venezolano llama Joropo a las reuniones o fiestas donde se canta, baila y toca el arpa, el cuatro, las maracas o instrumentos típicos de la región. En el Joropo las parejas bailan zapateando y cogidas. El canto son mensajes que expresan los valores propios de la raza llanera. 















Sección De Videos ( Fútbol )




 

 

  

  

  

  

  

  

  

  

  

  

  

  

  

  

  

 

los 11 mejores equipos de la historia de colombia  


Deporte: El Fútbol En Colombia

Historia Del Fútbol 


El fútbol en Colombia es el deporte mas popular de ese país, más no es considerado el deporte nacional.1 Esto se debe en buena parte al gran cubrimiento mediático, a la popularidad de sus principales equipos, a las diversas participaciones en torneos internacionales con algunos triunfos, y a la generación de futbolistas que llevó a la Selección Colombia a tres Mundiales consecutivos. 


Organización

El Deporte en Colombia depende del Ministerio de Cultura, que es la entidad gubernamental que lo reglamenta por medio del Instituto Colombiano del Deporte (Coldeportes). Por otra parte, al ser un espectáculo privado, el fútbol en Colombia es dirigido por la Federación Colombiana de Fútbol (Colfútbol). Esta entidad, afiliada a la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) y la FIFA, se encarga de nombrar y coordinar a las selecciones nacionales en todas sus categorías.

Asimismo, Colfútbol dirige a la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor), entidad que organiza los campeonatos nacionales de clubes, y a la División Aficionada del Fútbol Colombiano (Difútbol), ente que organiza los torneos regionales y de aficionados.
 

Inicios

La primera aparición de la Selección Colombia de mayores tuvo lugar en Ciudad de Panamá el 10 de febrero de 1938, en el marco de los IV Juegos Centroamericanos y del Caribe, cuando la nomina del Deportivo Municipal de Bogotá (equipo que daria origen a Millonarios), represento al país como seleccionado colombiano, dirigidos por el argentino Fernando Paternoster. La derrota 1-3 con México fue el punto de partida del combinado Cafetero en la historia, que acabaría consiguiendo la Medalla de Bronce en el torneo. Posteriormente también participarían de los Juegos Bolivarianos celebrados en Bogotá en ese mismo año.

No obstante, recién en 1945 Colombia tuvo su primera participación en la Copa América, el torneo de selecciones más antiguo del mundo. Pasaron más de 10 años para que el equipo colombiano entrara a jugar las Eliminatorias al Mundial, esta vez rumbo al Mundial de Suecia 1958.





Primer Mundial

La primera clasificación a una Copa del Mundo ocurrió en Lima, luego del empate 1-1 contra Perú el 7 de mayo de 1961, el cual dejó el marcador agregado de 2-1 a favor de Colombia. Ya en el Mundial de Chile 1962, Colombia arrancó su participación con derrota 2-1 ante Uruguay. Posteriormente, el 3 de junio en Arica, Colombia logró su primer hito histórico en los Mundiales con su empate 4-4 contra Unión Soviética, incluyendo el gol olímpico de Marcos Coll, el único hasta el momento en las Copas del Mundo. El cierre no fue el mejor luego de la goleada 5-0 contra Yugoslavia.

En 1968 fue la primera participación de la Selección Colombia en los Juegos Olímpicos, y siete años más tarde, en 1975 fue subcampeón de la Copa América, en un partido extra contra Perú en Caracas el 28 de octubre. Entre tanto, las olimpiadas de Múnich 1972 y Moscú 1980 vieron a Colombia participar luego de lorgar su clasificación en los Preolimpicos disputados en Bogotá, mientras que no lograba regresar a la Copa del Mundo, una sequía que duró 28 años.


La generación de los años 1990


El equipo dirigido por Francisco Maturana clasificó al Mundial de Italia 1990, luego de ganar el Grupo 2 y vencer a Israel 1-0 en marcador agregado. Ya en el Mundial, Colombia comenzó su participación con victoria 2-0 sobre Emiratos Árabes Unidos, luego cayó una vez más con Yugoslavia, esta vez 1-0, y el 19 de junio en el Estadio San Siro, Colombia logró su segundo hito histórico en los Mundiales, luego de empatar agónicamente 1-1 con Alemania Federal, gracias al gol de Freddy Rincón al minuto 90'. En octavos de final, alcanzada por primera vez, Colombia cayó 2-1 en la prórroga con Camerún, gracias al doblete de Roger Milla y el recordado error de René Higuita.

El 5 de septiembre de 1993, Colombia logró la histórica goleada de 5-0 sobre Argentina, lo cual le dio a los Cafeteros su tiquete al Mundial de Estados Unidos 1994. Ese mismo año, Colombia fue tercera de la Copa América disputada en Ecuador.

Ya en el Mundial, al cual Colombia llegó como favorita por parte de Pelé, el comienzo fue con derrota por goleada 1-3 con Rumania, luego cayó con el anfitrión, Estados Unidos 1-2, con el autogol que serviría como pretexto para el asesinato del defensor Andrés Escobar. Colombia cerró su participación con victoria 2-0 sobre Suiza.

Luego de regresar al podio de la Copa América, esta vez en Uruguay 1995 con el tercer lugar, Colombia, bajo el mando de Hernán Darío Gómez, clasificó al Mundial de Francia 1998, luego de ser tercero en la eliminatoria. En el Grupo G, Rumania fue de nuevo el verdugo de Colombia al derrotarla 1-0. Luego, el equipo colombiano venció 1-0 a Túnez, con gol de Léider Preciado. Pero la derrota 2-0 con Inglaterra marcó una nueva eliminación colombiana en los Mundiales

 



Siglo XXI

En 2001, Colombia organizó la XL Copa América, ganándola de forma invicta y sin recibir goles en contra. La final disputada en Bogotá le dio a Colombia, dirigida de nuevo por Maturana, el triunfo 1-0 sobre México. Esto le dio a Colombia la oportunidad de jugar la Copa Confederaciones 2003, torneo en el que finalizó cuarta tras caer con Turquía.

En lo trascurrido del Siglo XXI, Colombia no ha clasificado a los mundiales de 2002, 2006 y 2010, por lo que lleva una racha de 12 años sin jugar la Copa del Mundo. Entre tanto, en la Copa América, la más reciente actuación destacada fue en Perú 2004 ocupando el cuarto lugar.
 

Otras categorías 

Juveniles

La categoría masculina Sub-20 ha sido la de mayor éxito, luego de ganar dos veces el Sudamericano Sub-20 en 1987 y 2005 (ambas ocasiones jugando de local). Además, ha clasificado seis veces al Mundial de la categoría, siendo su participación más destacada en Emiratos Árabes 2003 ocupando el tercer lugar bajo el mando técnico de Reynaldo Rueda.

Por su parte, la Selección Sub-17 ha jugado en cuatro ocasiones en el Mundial de la categoría. En la edición realizada en Finlandia 2003, los orientados por Eduardo Lara llegaron al cuarto lugar al igual que en Nigeria 2009.

 




Femenina


La Selección femenina de Colombia no ha tenido participaciones destacadas en su corta historia. Desde 1991 juega en el Sudamericano Femenino, quedando tercera en 2003, pero aun así nunca ha clasificado a la Copa Mundial Femenina de Fútbol.

No obstante, en el Campeonato Sudamericano Femenino Sub-17 de 2008, Colombia logró su primer título de fútbol femenino, y así clasificar a la Mundial de Nueva Zelanda jugado el mismo año. Allí, las Cafeteritas se quedaron en primera fase luego de dos empates y una derrota.

En el Sudamericano Sub-20 disputado en la ciudad de Bucaramanga, las "Cafeteritas" tuvieron una gran participación disputando la final frente a Brasil. Fueron derrotadas 2 goles a 0, pero consiguieron el tiquete para el mundial en Alemania 2010. Allí lograron el cuarto puesto, tras haber perdido con Corea del Sur.


http://www.yotufutbol.com/escudos-colombia-futbol 

Clubes 

Desde la llegada del fútbol a Colombia en 19082 se han fundado varios clubes, siendo el primero de los que aun existen el Deportivo Cali, fundado en 19123 y le sigue el Independiente Medellín de 1913 (aunque cabe aclarar que eventualmente ambos equipos se disolvieron y fueron re-fundados posteriormente en las décadas siguientes)4 5 En la actualidad existen 36 clubes profesionales de fútbol en Colombia. Es de resaltar que por las dificultades económicas algunos desaparecen en la Primera B al final de cada temporada.

Por otra parte, se destaca el hecho que en las 60 temporadas de fútbol en Colombia jugadas hasta la fecha, Santa Fe, Millonarios, y Atlético Nacional son los únicos equipos que han jugado todos los torneos de Primera División ininterrumpidamente desde el inicio del profesionalismo, los demás han caído en quiebras, desapariciones, desafiliaciones, regresos al fútbol aficionado y desde 1991 también descensos a la Primera B.



Torneos oficiales 

Torneos masculinos
Categoría Primera A. El Campeonato de fútbol profesional colombiano disputa anualmente desde 1948, y es considerada como la principal competición deportiva de Colombia. El torneo está integrado por un sistema piramidal de ligas (divisiones) interconnectadas entre sí, cuya máxima categoría es la Primera A y en un nivel inferior la Primera B. Además existe la Tercera División, denominada Primera C, no obstante, esta categoría aficionada no está enlazada en la pirámide del balompié colombiano. Los dos clubes con más títulos en la Primera A en sus 62 años de historia, son Millonarios de Bogotá y América de Cali con 13 títulos cada uno.

Actualmente, el campeón del fútbol profesional colombiano es el Once Caldas (2010-II), mientras que el campeón de la Primera B en la temporada 2010 fue el Itagüí Ditaires.
Copa Colombia. La Copa se disputa anualmente desde 2008, luego que no se jugara durante 19 años. En total se han jugado siete ediciones, y desde su relanzamiento la disputan los equipos de Primera y Segunda División. El campeón vigente es el Deportivo Cali.


Torneos femeninos 

En Colombia, el fútbol femenino no cuenta con una liga profesional. Ocasionalmente se organizan torneos inter-departamentales, y en los Juegos Nacionales. El primer hito histórico del fútbol femenino de clubes en Colombia lo marcó el Formas Íntimas, club que representó al país en la Copa Libertadores Femenina 2009.6 En 2010 el mismo club tomará parte de esa competencia luego de eliminar a la Escuela Carlos Sarmiento Lora. 

 
Clásicos y rivalidades
En Colombia no se ha establecido, como en España o Argentina un superclásico. No obstante, las rivalidades entre los clubes se generan por su cercanía geográfica o por la cantidad de títulos ganados.
Clásicos regionales de mayor importancia nacional.
Clásico capitalino (en Bogotá): Santa Fe vs. Millonarios.
Clásico vallecaucano (en Santiago de Cali): América de Cali vs. Deportivo Cali.
Clásico paisa (en Medellín): Atlético Nacional vs. Independiente Medellín.
Clásico costeño: Rivalidad entre los equipos de la Costa Caribe en Primera División: Junior (Barranquilla), Unión Magdalena. (Santa Marta), y Real Cartagena (Cartagena).
Clásico cafetero: Rivalidad entre los equipos del Eje cafetero en Primera División: Once Caldas (Manizales), Deportivo Pereira (Pereira), y Deportes Quindío (Armenia).
Clásico del Tolima Grande (en Ibagué y Neiva): Deportes Tolima vs. Atlético Huila.
Otros clásicos regionales en primera división.
Clásico joven de Antioquia (o del Sur del Valle del Aburrá) (en Envigado e Itagüí): Envigado F.C. y Itagüí Ditaires.
Clásico joven de Bogotá: Rivalidad entre los equipos de Bogotá, La Equidad contra Santa Fe y Millonarios.
Clásicos regionales en Copa Colombia.
Clásico del Oriente (en Cúcuta y Bucaramanga): Cúcuta Deportivo vs. Atlético Bucaramanga.
Clásico de Tunja (en Tunja): Boyacá Chicó vs. Patriotas.
Clásicos regionales en la Primera B.
Clásico capitalino del Ascenso (en Bogotá): Academia vs. Bogotá F.C.
Clásico Metropolitano (en Bucaramanga): Atlético Bucaramanga vs. Real Santander.
Clásico de Santander (en Barrancabermeja y Bucaramanga): Alianza Petrolera vs. Real Santander.
Clásico barranquillero (en Barranquilla): Barranquilla F.C. vs. Universidad Autónoma.
Clásico vallecaucano (en Jamundí y Tuluá): Depor Aguablanca vs. Cortuluá.
Rivalidades
Rivalidad entre Atlético Nacional y América de Cali
Rivalidad entre Atlético Nacional y Millonarios
Rivalidad entre América de Cali y Millonarios (El Clásico con más estrellas)
Rivalidad entre Santa Fe y América de Cali (Clásico de rojos)
Rivalidad entre Atlético Nacional y Deportivo Cali (Clásico de verdes)
Rivalidad entre Deportivo Cali y Millonarios (Clásico añejo)
Rivalidad entre Junior y Millonarios (Clásico de las regiones)



 
Resultados internacionales 

Millonarios fue el primer equipo colombiano que alcanzo una gran relevancia internacional, en la llamada época de El Dorado (de 1949 a 1954), siendo reconocido como uno de los mejores equipos de la época, llegando a ser el primer equipo del país en ser invitado a jugar a Europa, donde venció al Real Madrid en sus Bodas de Oro en el Estadio Santiago Bernabéu. Además, el equipo que desde entonces se conoce como Embajador ganó otros trofeos amistosos internacionales, ya que aún no existía una competición oficial de clubes en el continente.

Replica de la Copa Libertadores ganada por Atlético Nacional en 1989.

La primera participación oficial de un club colombiano en un torneo internacional organizado por la Conmebol o FIFA, data del año 1960, por parte del mismo Millonarios en la Copa Libertadores de ese año. Con excepción de 1965 y 1966 Colombia siempre ha tenido al menos un equipo en la Copa Libertadores de América.

En total, 15 equipos diferentes han jugado en los 50 años de historia de la Copa Libertadores. El primero de ellos en llegar a una final fue el Deportivo Cali que en 1978 cayó con Boca Juniors. Posteriormente, América de Cali llegó en tres ocasiones consecutivas (1985, 1986, 1987) a la final del máximo torneo de clubes del continente sin lograr el título.

Pero en 1989, Atlético Nacional de Medellín se coronó campeón del certámen luego de superar en la definición por penales al histórico Olimpia de Paraguay. Asimismo, el denominado Rey de Copas del fútbol colombiano obtuvo la la Copa Interamericana en 1990 y 1997 la Copa Merconorte en 1998 y 2000.

América de Cali en 1996 cayó en otra final de Libertadores, esta vez a manos de River Plate, y luego de la serie de éxitos de Atlético Nacional, el conjunto Escarlata ganó su primer título internacional al obtener la Copa Merconorte 1999 sobre Santa Fe, que en 1996 fue subcampeón de la Copa Conmebol. También en 1999, Deportivo Cali fue subcampeón nuevamente de la Libertadores, tras caer en penales ante el Palmeiras de Brasil.

La Copa Merconorte quedó marcada en la historia del fútbol colombiano, ya que todas sus ediciones fueron ganadas por clubes Cafeteros, siendo el último en hacerlo Millonarios en 2001, quien termino como campeón definitivo de la competición.

El más reciente éxito de clubes colombianos en el exterior es el título de la Copa Libertadores 2004 de Once Caldas, luego de derrotar en la final al múltiple campeón del torneo, Boca Juniors. En la Copa Intercontinental, Caldas corrió con la misma suerte de Nacional en 1989 (cayó con AC Milan), luego de perder por penales con el FC Oporto de Portugal.

Luego de estas, las actuaciones más relevantes han sido las dos semifinales alcanzadas en el Cúcuta Deportivo en la Copa Libertadores 2007 y por Millonarios en la Copa Sudamericana del mismo año.


Jugadores  

En los inicios del fútbol colombiano, muchos jugadores extranjeros jugaron en la Primera A, destacándose aquellos como Alfredo Di Stéfano, uno de los más importantes de la historia del fútbol mundial, quien jugara para Millonarios, en la época de El Dorado. Asimismo, llegaron jugadores de múltiples nacionalidades, especialmente argentinos, pero también muchos peruanos, brasileños, uruguayos, paraguayos, costarricenses, chilenos, e incluso húngaros, yugoslavos, y hasta varios ingleses, españoles e italianos. En esos años, la liga colombiana estuvo entre las mejores del mundo.[cita requerida]

Luego, en los años 1980, la liga se pobló nuevamente de varios de los mejores jugadores sudamericanos, debido al poderío económico de los equipos. Fue hacia finales de esa década y la de los años 1990 que mayor cantidad de jugadores colombianos de primer nivel aparecieron, llegando muchos de ellos a jugar en las mejores ligas del mundo, aunque ya desde los años 1960 y la primera participación en un Mundial, venían surgiendo jugadores colombianos de gran calidad, pero en una cantidad bastante menor.

Por la conmemoración de los 60 años del fútbol colombiano, la Dimayor abrió una votación en internet para establecer los mejores de la historia, preseleccionando un listado de 40: Faustino Asprilla, Willington Ortiz, Carlos 'El Pibe' Valderrama, Efraín 'El Caimán' Sánchez, Delio 'Maravilla' Gamboa, Alejandro Brand, Alfonso Cañón, Freddy Rincón, Diego Edison Umaña, Jairo Arboleda, Víctor Hugo Aristizabal, Jorge Gallego, Iván René Valenciano, Carlos Arango, René Higuita, Leonel Álvarez, Arnoldo Iguarán, Bernardo Redín, Pedro Antonio Zape, Humberto 'Turrón' Álvarez, Andrés Escobar, Hernán 'Cuca' Aceros, José Ernesto Díaz, Oscar López, Anthony de Ávila, Carlos Enrique 'La Gambeta' Estrada, Adolfo 'El Tren' Valencia, Jaime Morón, Francisco 'El Cobo' Zuluaga, Arturo Segovia, Miguel Escobar, Diego Osorio, Alex Didi Valderrama, Eduardo Retat, Víctor Danilo Pacheco, Óscar Bolaño, Juan Pablo Ángel, Iván Ramiro Córdoba, Mario Yepes, y Óscar Córdoba.


 Metropolitano de Barranquilla.

Estadios 

Los dos principales escenarios del fútbol colombiano son los de Bogotá y Barranquilla, esto debido a los logros obtenidos en esos lugares. El Estadio Nemesio Camacho El Campín de Bogotá, inaugurado en 1938, fue sede del famoso equipo del Ballet Azul de Millonarios en los años 1950, de las mencionadas tres clasificaciones a los Juegos Olímpicos y a la Copa Mundial de Chile 1962 (por primera vez en la historia), del Atlético Nacional en su victoria de la Copa Libertadores 1989, y de la Selección Colombia en su obtención de la Copa América 2001. Por su parte, el Estadio Metropolitano Roberto Meléndez de Barranquilla, fue la sede de local para la Selección Colombia en las exitosas campañas cafeteras para su clasificación a los Mundiales de 1990, 1994 y 1998. Este es el estadio de mayor en capacidad de colombia y uno de los mas modernos y atractivos por su diseño arquitectónico.

También se destaca el Estadio Palogrande de Manizales, que albergó la conquista de Once Caldas de la Copa Libertadores 2004 y el título de la Selección Sub-20 en el Sudamericano de 2005, mientras que el Estadio Hernán Ramírez Villegas de Pereira albergó la Selección Sub-20 en su título de 1987.

 
Torneos organizados

El primer torneo de fútbol internacional organizado por la Federación Colombiana de Fútbol fue el Sudamericano Sub-20 de 1964. Posteriormente, en 1974, la FIFA adjudicó a Colombia la responsabilidad de organizar la Copa Mundial de Fútbol de 1986, pero el presidente Belisario Betancur anunció en noviembre de 1982 la declinación de la sede ante la imposibilidad de cumplir con los requerimientos que FIFA exige para celebrar el evento.
En 1987, Colombia organizó el Sudamericano Sub-20 y en 1993 el Sudamericano Sub-17. Pasaron varios años para que Colombia volviera a organizar un torneo internacional, siendo éste la Copa América 2001, cuya realización estuvo en vilo por los problemas de seguridad que podrían enfrentar las delegaciones participantes como consecuencia del Conflicto armado colombiano. El torneo se realizó sin inconvenientes, pero sin la participación de Canadá y Argentina.

En 2005, una vez más en el Eje cafetero, Colombia fue la sede del Sudamericano Sub-20 de 2005, y en mayo de 2008 fue designada por la FIFA para organizar el Mundial Sub-20 de 2011.

Más información sobre éste tema: Ver en los siguientes links. 


http://es.wikipedia.org/wiki/Selección_de_fútbol_de_Colombia 

http://es.wikipedia.org/wiki/Selección_femenina_de_fútbol_de_Colombia 

http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Clubes_colombianos_en_torneos_internacionales 

http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Estadios_de_Colombia 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...